Martes, 03 de noviembre de 2009

El escritor Francisco Ayala ha muerto este martes en su domicilio de Madrid, a los 103 años de edad, tras "un debilitamiento" de sus facultades físicas, que se había ido acentuando en las últimas semanas, informó el presidente de la Fundación Ayala, Rafael Juárez.

El escritor, que el próximo 16 de marzo hubiera cumplido 104 años, "gozaba de relativa buena salud" hasta que el pasado mes de agosto se vio afectado por una bronquitis de la que ha tardado en recuperarse. El escritor se fue debilitando poco a poco, y "lo último que perdió fue la voz, casi un símbolo", añadió el director de la RAE, Víctor García de la Concha.

 Eterno aspirante al Nobel

Ayala, quien este año había sido propuesto por la SGAE para el premio Nobel de Literatura, es autor de numerosos ensayos, crítica literaria y novelas, entre ellas, Los usurpadores (1949), La cabeza del cordero (1949), Historias de macacos (1955), Muertes de perro (1958), El as de bastos (1963) y El jardín de las delicias (1972), que le valió el Premio de la Crítica, pertenecen a su producción cuentística.

En mayo de 1982 publicó el primer tomo de sus memorias, Recuerdos y olvidos; un año después, el segundo, El Exilio, con el que ganó el Nacional de Literatura.

Poseía los máximos galardones literarios - además del Nacional de Literatura, obtuvo el  Premio de las Letras 1988, Cervantes 1991 y Príncipe de Asturias 1998.

Doctor Honoris Causa por las universidades de Complutense y Carlos III de Madrid, y por las de Sevilla y Granada, Ayala era miembro de la Real Academia Española desde 1984.

El pasado marzo fue homenajeado en la Biblioteca Nacional con motivo de su cumpleaños. En cuanto se ha conocido la noticia, la página que el escritor centenario tenía en Facebook se ha llenado de mensajes de condolencia.

 

Una vida consagrada a la Literatura

Ayala nació el 16 de marzo de 1906 en Granada. Cursó allí el bachillerato y se doctoró en Derecho y Filosofía en Madrid. En 1929 viajó a Alemania para ampliar estudios de Política y Sociología, y en Berlín fue testigo del ascenso de los nazis al poder, una experiencia cuya huella quedó en su relato Erika ante el invierno. Escritor, ensayista, traductor, crítico literario, la producción de Ayala se caracterizó siempre por la lucidez

Ayala comenzó a escribir a los 17 años con una vocación que le salió "de dentro" y, cuando apenas tenía 19, publicó su primera novela, Tragicomedia de un hombre sin espíritu, y, al año siguiente, Historia de un amanecer.

 

(Adaptación de www.20minutos.es)


Publicado por daliito @ 23:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios