Mi?rcoles, 25 de abril de 2007
Yo iba en bicicleta al colegio.
Por una apacible calle muy c?ntrica de la noble ciudad misteriosa.
Pasaba ce?ido de luces, y los carruajes no hac?an ruido.
Pasaban majestuosos, llevados por nobles alazanes o bayos, que caminaban con eminente porte.
?C?mo alzaban sus manos al avanzar, se?oriales, definitivos,
no desde?ando el mundo, pero contempl?ndolo
desde la soberana majestad de sus crines!
Dentro, ?qu?? Viejas se?oras, apenas poco m?s que de encaje,
chorreras silenciosas, empinados peinados, viej?simos terciopelos:
silencio puro que pasaba arrastrado por el lento tronco brillante.
Yo iba en bicicleta, casi alado, aspirante.
Y hab?a anchas aceras por aquella calle soleada.
En el sol, alguna introducida mariposa volaba sobre los carruajes y luego por las aceras
sobre los lentos transe?ntes de humo.
Pero eran madres que sacaban a sus ni?os m?s chicos.
Y padres que en oficinas de cristal y sue?o...
Yo al pasar los miraba.
Yo bogaba en el humo dulce, y all? la mariposa no se extra?aba.
P?lida en la irisada tarde de invierno,
se alargaba en la despaciosa calle como sobre un abrigado valle ent?simo.
Y la vi alzarse alguna vez para quedar suspendida
sobre aquello que bien podr?a ser borde ameno de un r?o.
Ah, nada era terrible.
La c?ntrica calle ten?a una posible cuesta y yo ascend?a, impulsado.
Un viento barr?a los sombreros de las viejas se?oras.
No se her?a en los apacibles bastones de los caballeros.Y encend?a como una rosa de ilusi?n, y apenas de beso, en las mejillas de los inocentes.
Los ?rboles en hilera eran un vapor inm?vil, delicadamente
suspenso bajo el azul. Y yo casi ya por el aire,
yo apresurado pasaba en mi bicicleta y me sonre?a...
y recuerdo perfectamente
c?mo misteriosamente plegaba mis alas en el umbral mismo del colegio.

Historia del coraz?n. La mirada infantil.
Madrid: Espasa-Calpe.
Publicado por daliito @ 8:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios