Martes, 17 de abril de 2007
Dormida sobre el tigre,
su leve trenza yace.
Mirad su bulto. Alienta
sobre la piel hermosa,
tranquila, soberana.
?Qui?n puede osar, qui?n s?lo
sus labios hoy pondr?a
sobre la luz dichosa
que, humana apenas, sue?a?
Miradla all?. ?Cu?n sola!
?Cu?n intacta! ?Tangible?
Casi divina, leve
el seno se alza, cesa,
se yergue, abate; gime
como el amor. Y un tigre
soberbio la sostiene
como la mar hircana,
donde flotase extensa,
feliz, nunca ofrecida.
?Ah, mortales! No, nunca;
desnuda, nunca vuestra.
Sobre la piel hoy ?gnea
miradla, exenta: es diosa.

Vicente Aleixandre
Publicado por daliito @ 10:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios